Comienza reunión sobre protección de especies con atún rojo como protagonista

Abdallah bin Mubarak al-Maadhadi de Qatar (D) en conversación con Willem Wijnsteker de CITES. (AFP)

La conferencia trienal de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) arrancó hoy en Qatar, con el atún rojo, cuya comercialización podría ser completamente prohibida, como protagonista.

Junto a la propuesta para imponer un veto total al comercio del atún rojo, las discusiones también girarán en torno a la comercialización de otras especies como algunas poblaciones de elefantes, los osos polares, varios tipos de tiburón, algunos corales, reptiles e insectos y varias plantas.

El secretario general de CITES, Willem Wijnstekers, insistió durante la jornada de apertura en la necesidad de que se necesita un mayor apoyo político para hacer frente a los nuevos retos a los que se enfrenta la convención, según un comunicado difundido por la organización.

“Cualquiera de las 42 propuestas planteadas sobre la mesa reflejan la cada vez mayor preocupación internacional sobre la aceleración de la destrucción de la vida marina y de los ecosistemas forestales debido a la sobrepesca y la tala excesiva”, asegura la nota.

La propuesta de prohibir el atún rojo -Thunnus thynnus- fue presentada por Mónaco y ya ha sido apoyada por el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE).

En su petición, Mónaco muestra su preocupación porque esta especie no puede recuperarse en el mar Mediterráneo ni en el este del océano Atlántico, por lo que solicita su inclusión en el Apéndice I, en el que están incluidas aquellas especies cuya comercialización podría conducir a su irremediable extinción.

El oso polar, dos especies de tiburones, entre ellas el tiburón martillo y el colorido reptil “Uromastyx ornata”, oriundo de los desiertos de Oriente Medio, son otras de las especies que junto al atún rojo son candidatas a inscribirse en la lista de las especies cuya comercialización está completamente prohibida.

Sin embargo, ninguna de las anteriores ha levantado tanta polémica como la del atún, a cuya prohibición se opone rotundamente Japón, el mayor consumidor mundial de atún rojo.

El Gobierno nipón ha indicado que no considera el atún rojo como una especie en peligro de extinción, algo que defenderá ante los países de la Convención del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que mañana se dan cita en Doha, capital de Qatar.

Para que prospere el veto al comercio internacional de esta especie, este debe ser respaldado por dos tercios de los países votantes en la reunión de Doha, que se calcula serán unos 150.

Pero Japón no va estar solo y armadores y sindicatos europeos ya han lamentado el apoyo de la Unión Europea a la propuesta para prohibir el comercio internacional de esta especie y han advertido del fuerte impacto “socio-económico” que tendrá esa medida, si finalmente sale adelante.

El Gobierno nipón, además, ya ha empezado a movilizarse y ayer, viernes, mostró su confianza en que 30 países se posicionen contra el veto, cifra que podría aumentar a 50, según fuentes del Ejecutivo japonés.

Be Sociable, Share!
This entry was posted in Diario de Doha and tagged , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.